La verdad sea dicha: encuentra a tu YO MÚSICO INTERIOR

la verdad sea dicha: encuentra a tu yo músico interior

¿Cuáles son tus prioridades? ¿Cómo aprovechas tu tiempo? ¿A qué aspiras como músico?

Pueden ser preguntas un tanto incómodas de responder al principio, pero en mi opinión, demasiado necesarias como para no hacérselas.

Muchas veces, cuando nos hacemos este tipo de preguntas, podemos enfocarnos más en lo que realmente nos importa. Cuando vemos una meta clara en nuestra cabeza y trazamos el camino por donde tenemos que ir, los objetivos se vuelven mucho más alcanzables y realistas. Sin embargo…si la mayor parte de tu tiempo lo dedicas a otro tipo de tareas que no corresponden con tus objetivos deseados, simplemente, no los conseguirás.

No nos vamos a engañar, la inmensa mayoría de nosotros, perdemos el tiempo. Nada nuevo. Sin embargo, a la larga, esto trae problemas. Puede que no lo notes tanto a corto plazo, ya que aunque pierdas el tiempo, acabarás sacándote la carrera (aunque tardes uno o dos años más); encontrarás trabajo en una (o varias) escuelas de música o tocando bolos los fines de semana; o te llamarán de alguna orquesta de medio nivel donde no cobrarás, o, lo que cobres será ridículo por la cantidad de horas que tendrás que ensayar. Sin embargo, irás tirando.

Pero…¿qué pasa a medio y largo plazo?

Si sigues perdiendo el tiempo masivamente a lo largo de los años, eso empieza a ser algo natural y cada vez te costará más y más centrarte en algo que tenga sentido para ti y que resultaría en algo importante. 

Por ejemplo, piensa en por qué elegiste la carrera de músico en primer lugar. ¿Cuál es ese sueño de tu yo músico interior, por lo que empezaste todo esto? ¿Cómo te ves después de esos 4 años de carrera musical (el Superior)? ¿Qué es lo que te apetece hacer de verdad? 

preparacion fisica para musicos

Por eso, es de vital importancia hacernos este tipo de preguntas. Porque a medio y largo plazo, importan; son muy duras, sí, pero importantes para nuestra vida.

A veces preferimos mirar para otro lado, pero, en el fondo, sabemos lo que hemos estado haciendo mal durante x tiempo.

Has de ser claro contigo mismo. Busca en ese rincón de tu cabeza que sabe de lo que te estoy hablando y reflexiona de una vez por todas por qué has bajado tus expectativas, si es que lo has hecho; o por qué tienes pensamientos conformistas sin haber intentado con todas tus fuerzas conseguir algo que sabes que sería lo mejor para ti y que te haría más feliz. Y lo más importante: cámbialo.

El saberlo te da poder. Te da lo que necesitas para afrontar de nuevo tu vida y darle el sentido que tú quieras. ¿Quieres una frase cliché cierta? Tú eres tu peor enemigo. Pero también eres tu mejor amigo. Y eres tú quien puedes evitar tu propia desgracia. Así que haz algo y no dejes que nadie gobierne tu vida por ti. Cambia, y empieza por gestionar tu tiempo.

Si uno de tus objetivos es tocar en una orquesta, tener tu propio cuarteto, montar tu propio grupo, ser profesor o tocar de solista por el mundo, sabes que eso va a costarte algo. ¿qué te va a costar?

  • Primero, tu tiempo; si no le dedicas horas, no hay nada que hacer. Eso en parte, lo sabes y lo has llevado a la práctica, ya que el tocar un instrumento y hacer que suene decente, te ha obligado a dedicarle tiempo. Así que punto para ti.
  • Segundo: un buen profesor; sin un maestro, estás perdido. Podrás ser bueno y tener talento, pero si no te lo explotan, poco podrás hacer; por no hablar de que siempre encontrarás a gente mucho mejor que tú, especialmente cuando estás desarrollándote como músico, por lo que debes aprender de los mejores.
  • Tercero: disciplina. Tiene que ver con el primer punto, pero has de hacerlo de forma inteligente. Todos los puntos están relacionados entre sí, obviamente. Ya que un buen profesor te ayudará con este punto y con el primero. Hablemos ahora un poco de la disciplina.
preparacion fisica para musicos

La disciplina es de las capacidades más importantes en la vida de cualquier persona, en mi opinión. Sin disciplina no conseguiremos nuestros objetivos más ambiciosos, ni tampoco la satisfacción de haberle puesto empeño a algo importante para nosotros, sin importar el resultado.

Si siempre nos gobernamos según nuestras emociones inmediatas, nunca cogeremos las riendas de nuestra propia vida, y eso, no es algo de lo que sentirse orgulloso. Así que, toma una decisión. Sé claro contigo mismo y empieza a enderezarte con técnicas que a ti te funcionen. Bien sea escribir las cosas que quieres hacer en cada día en tu agenda, o bien sea poniendo alarmas para que te recuerden a qué hora debes empezar a hacer algo; algo que te funcione a ti, y solo a ti. Hay millones de estrategias en internet. Busca, prueba y define la que mejor se adapte a quién eres tú y a tu estilo de vida.

Una vez la hayas definido, viene la parte más difícil. CUMPLIRLA. Eso ya es otro cantar. Aquí es donde tu cerebro procrastinador va a hacerse oír. “Es mejor que termines el capítulo 3 de la segunda temporada de Perdidos; creo que deberías leer y contestar a los 289 mensajes de tu Whatsapp; hoy toca salir de fiesta y volver a las 5 de la mañana (o 7) y aunque mañana no hagamos nada, ¿qué más da? ¡Es domingo!; te toca subir tu historia al Instagram, tenemos seguidores, ¡¿no te das cuenta?!” Y la lista sigue y sigue y sigue.

Pero…volvamos a la pregunta del principio: ¿cuáles son tus prioridades? Y aquí me podrás decir, la familia y los amigos es lo más importante que hay en esta vida. Cuando te mueras, o estés a punto de morirte, serán ellos los que estén a tu lado.

Sí. Claro que sí. Soy de las que opina que la familia y los POCOS amigos que de verdad valen la pena deben cuidarse y que has de estar ahí para ellos al igual que ellos estarán para ti. Pero también soy partidaria de las que creen que la familia y amigos que te quieren de verdad, sabrán respetar tus objetivos y ambiciones en la vida y querrán que triunfes en aquello que también te hará más feliz. ¿Tus 1500 followers en el Instagram quieren eso para ti? No. Tus “amigos” que solo te buscan para quejarse de sus problemas y que los escuches para luego hacer tú lo mismo quieren lo mejor para ti? Tampoco.

preparacion fisica para musicos

ESCOGE. APRENDE A DECIR QUE NO. SÉ FIEL A TUS IDEAS Y OBJETIVOS Y PELEA POR ELLOS. Porque, y esto es algo que aprendí hace relativamente poco, (y ya sé que es un cliché pero): nadie más va a pelear por ti salvo tú mismo. Y cuando entiendes esto de verdad, es cuando empiezas a preocuparte un poco más por ti y menos en los demás y en el qué dirán.

Recuerda que ser músico es algo sumamente duro, y que si has elegido este camino, ya habrás tenido que sacrificar muchísimas cosas en tu vida (algo que dice mucho de ti, por cierto, en un buen sentido), y que has invertido muchas horas en perfeccionar tu técnica, tu sonido, tu interpretación…etcétera. Ser músico no es nada fácil, y cualquiera que esté metido en el mundillo, lo sabe. Incluso aunque “solamente” hayas estudiado 10 años y no te vayas a dedicar a la música profesionalmente, como puede ser mi caso, y que toques de vez en cuando simplemente por el placer que te produce, sabes que es un mundo maravilloso pero extremadamente complicado.

Así que, para ir terminando: hay muchas cosas a tu favor. En mi opinión, has escogido una de las profesiones más difíciles. No solo por lo larga que es, sino por lo exigente y perfeccionista que resulta. Y eso, querido músico, habla muy bien de ti. Si estás pensando en sacarte la carrera de músico, en la especialidad que sea, o si ya lo has hecho, para mí eres valiente. Tanta dedicación, tanta disciplina, tanto sacrificio…eso lo empezaste por algo. Por eso, ya tienes camino andado.

Pero sé que precisamente por eso, (y porque la vida es dura), las expectativas se pueden ir diluyendo y tus sueños evaporando. No dejes que pase eso. Ya sé que hay múltiples factores y que a cada uno le ha tocado vivir unas circunstancias determinadas en esta vida. Pero no te apagues. Busca algo que tenga sentido para ti. Desarróllate profesional y personalmente y no te conviertas en una persona amargada que cree que no puede conseguir sus objetivos.

Organízate, selecciona correctamente tus actividades cotidianas para que cada día sea provechoso y a la vez agradable. No es cuestión de trabajar 16 horas al día ni mucho menos. Hay que encontrar el equilibrio entre las cosas que quieres y las que tienes que hacer, pero siempre piensa a corto, medio y largo plazo, no solamente al primero. Si no, pierdes la visión y el objetivo. Y eso no está bien.

Comprométete contigo mismo y empieza a sacar todas las cosas buenas que puedes hacer cada día para ser mejor músico. Y, por tanto, convertirte en un mejor profesional y en una mejor persona.