Las 5 Claves de la Preparación Física Musical que debes saber para ser Mejor Músico

preparacion fisica para musicos

Como sabrás si eres músico, tu profesión es una de las más bonitas que existe…y de las más dañinas también. Si tocas más de 15 horas a la semana, tienes un 80% de probabilidades de sufrir lesiones musculares a lo largo de tu vida. Y seguro que conoces a alguien que haya tenido que dejar de tocar durante varias semanas/meses o…en el peor de los casos: que hayan dejado la música. 

La peor pesadilla para ti, el músico, sería esa: tener que dejar de tocar. Y fíjate bien en la frase: “Tener que”, que no es lo mismo que “Querer”. Lógicamente, ¿por qué querrías dejar de hacer algo que amas?

Sin embargo, aunque muchos músicos como tú, no lo hayáis tenido que dejar, ni siquiera por unas semanas, sí que es demasiado común que os hayáis acostumbrado a tocar con dolor. Eres entonces, lo que yo llamo, un Músico Dolorido. 

Un Músico Dolorido es aquel que ha hecho del dolor su amigo; siempre está con él y ha aprendido a tenerlo cerca.

Pero el problema es que tú, en algún que otro día, que no sabes muy bien por qué, resulta que has sido capaz de tocar sin que te doliera nada. Y eso, querido músico, es lo mejor que hay. Tocar sin dolor, es increíble. No hay mejor sensación que esa. (Bueno, y cuando te sale un pasaje dificilísimo a la velocidad correcta).

Por eso aquí te presento las 5 Claves de la Preparación Física Musical que debes conocer para empezar a construir un futuro libre de dolor y, por supuesto, para ser más feliz.

1. APRENDE CUÁL ES TU POSTURA CORRECTA AL TOCAR Y REEDUCA TU CUERPO

preparacion fisica para musicos preparate camila perez pittaluga

Solamente tienes UN CUERPO.

¿Y qué es lo que haces con él aparte de todo? ¡Ah sí! TODO. Y en tu caso, además de todo, tocas un instrumento. Y dependiendo de cuál sea, tus demandas físicas serán unas u otras, ya que no es lo mismo tocar el piano, que la guitarra o la flauta travesera.

Si piensas que solo necesitas tener un buen sonido, que los dedos/manos te vayan rápido y una técnica maravillosa, déjame decirte que estás equivocado/a. Para mí, tener una buena técnica es sinónimo de tocar con una buena posición anatómica. Tocar en una postura y hacer unos movimientos con cualquier parte de tu cuerpo que no te vayan a generar tensiones extra. ¿Por qué? Porque con la cantidad de movimientos repetitivos que realizas, si no te mueves con calidad, VAS A LESIONARTE.

Este concepto aunque simple de entender, es el problema más grave que tienes tú, el músico, y es el origen de la mayoría de tus lesiones. De ahí que si no eres capaz de ver qué movimientos o acciones estás haciendo mal te asegures de buscar a alguien que sí los identifique y que vea cómo te mueves con tu instrumento. De esa manera sabrás si lo haces con calidad o si por el contrario necesitas reeducar tu cuerpo y tu forma de tocar. El modo en el que habitualmente usas tu cuerpo con tu instrumento (y sin él), es determinante a la hora de padecer lesiones. 

2. MIENTRAS ANTES EMPIECES TU ENTRENAMIENTO MUSICAL, MEJOR

preparacion fisica para musicos niño tocando piano

Imagínate a una pequeña flautista, Clara, que empieza a tocar antes de los 8 años. Va a clases de flauta 30 minutos dos veces por semana. La profesora ve que tiene cualidades, y le dice que si quiere llegar a tocar muy bien, va a tener que ejercitar su cuerpo para no lesionarse.

Le explica que para tocar la flauta, los dos brazos están levantados hacia un mismo lado y que hay que tener mucho cuidado para no ladear la cabeza o la columna; los hombros tienen que estar al mismo nivel, no uno más arriba que el otro; las rodillas han de estar un poco flexionadas, para tener más estabilidad y que la cadera no se vaya hacia delante; el peso tiene que estar sobre los dos pies por igual y no se debe adelantar más uno que el otro, algo que parece obvio pero que muchas flautistas ya no cumplen.

Además de todas estas indicaciones posturales, en las que la profesora ha de estar muy atenta para que Clara no adquiera una mala posición al tocar y lesionare, también le dice que tiene que preparar su cuerpo para estar más fuerte y sana. Le hace entender que aunque los músicos no se mueven igual que los deportistas, sí que trabajan mucho más los músculos pequeños del cuerpo; al mantener una posición estática durante varias horas al día, sus músculos han de ser fuertes y resistentes para aguantar todo ese tiempo.

Aquí te dejo esta mini representación entre la Profesora y su alumna Clara:

P: Fíjate cómo de rápido se mueven mis dedos al tocar. Aunque veas que solo se mueven mis dedos, todo nuestro cuerpo está conectado y desde mis pies hasta mis manos hacen posible que yo toque así de bien.

Clara no lo acaba de entender…

C: Pero Profe, si solo mueves los dedos…¿cómo mueves el resto del cuerpo?

La profesora baja los brazos y le pregunta a Clara:

P: ¿Crees que puedo tocar la flauta si mis brazos no están levantados?

C: ¡Pues claro que no! Eso es imposib…¡ah, ya lo entiendo! Si no subo mis brazos la flauta no llega a mi boca y no puedo tocar.

P: ¡Exacto! – la profesora ahora se sienta con las piernas cruzadas y muy encorvada, toca un pasaje de notas largas.

C: ¡Pareces el jorobado de Notre Dame! Pero no suena muy bien…

P: Eso es porque en esta posición, mi pecho y mis pulmones están aprisionados y no me llega bien el aire. Si no puedo respirar bien, las notas que salgan del instrumento no suenan igual de bonitas.

C: Ya lo entiendo profe, ¡enséñame a tocar como tú!

P: Tocar un instrumento es muy duro y tienes que tener mucha paciencia. Si entrenas tu cuerpo y tu mente durante años y mantienes esa actitud, seguro que tocarás mejor que yo.  

Con este pequeño ejemplo puedes observar cómo la postura es de vital importancia para tocar cualquier instrumento. Además de eso si Clara se prepara físicamente en el ámbito musical desde tan pequeña, además de no padecer lesiones, disfrutará plenamente de su profesión. Y si esto ocurre, será más feliz.

3. TU POSTURA AL TOCAR ES IMPORTANTE, PERO SIN UNA PREPARACIÓN FÍSICA ESPECÍFICA NUNCA LLEGARÁS A TU MÁXIMO POTENCIAL

plancha preparacion fisica para musicos

Al igual que Messi, Serena Williams o Javier Gómez Noya trabajan una barbaridad a nivel técnico, estarás de acuerdo que su preparación física es imprescindible. No podemos ver a estos deportistas y pensar que simplemente están siempre trabajando con el balón, la pelota o corriendo todo el rato. Sabemos que hacen un calentamiento antes de empezar, que realizan un trabajo de prevención de lesiones, que hacen un entrenamiento específico según lo que vayan a potenciar ese día, que estiran, que se dan masajes, que hacen descansos durante y después de sus entrenamientos, que trabajan la resistencia, la velocidad, la fuerza, la potencia, la agilidad, el equilibrio… (de forma distinta claro, que son deportes con demandas físicas completamente diferentes).

Pues pasa exactamente lo mismo contigo, el músico. Pero…¿sueles hacer todo esto tú?

¿Calientas sin y con tu instrumento?¿Haces un trabajo preventivo para no lesionarte? ¿Estableces descansos pautados o cuando te cuadra? ¿Entrenas tus músculos para que sean más fuertes y resistentes y no padecer así tantas lesiones? ¿Haces un trabajo físico específico según el instrumento que tocas? ¿Sabes los estiramientos adecuados que te vienen bien a TI y solo a TI?

La mayoría de los músicos, me respondéis un rotundo NO.

Primero porque nadie (o casi nadie) os ha enseñado la importancia que tiene el estar bien físicamente para tocar un instrumento. Segundo, porque querido músico, tu profesión ha sido siempre de las más desatendidas del mundo, a pesar de la inmensa cantidad de lesiones que padecéis y, que está demostrado que es por un mal uso y sobreuso de tus músculos. Y tercero, porque prácticamente no hay gente especializada en el movimiento y la preparación física que provenga del ámbito musical. Por eso, tú no tienes toda la culpa. 

Pero ojo…que algo sí. Ya que sí sabes que tu profesión es dañina de por sí debido a la cantidad de movimientos repetitivos que haces en una posición en muchos casos antinatural, no tienes ninguna excusa para no intentar resolver este problema.

Porque además…¿sabes el mayor peligro de todos? Aunque no te lesiones, si no estás preparado físicamente en el ámbito musical, al igual que algunos deportistas que nombré antes, nunca alcanzarás tu máximo potencial. Y si te gusta lo que haces, tocar te hace feliz y quieres ser mejor músico, amigo mío, has de hacer algo más que simplemente coger tu instrumento y ponerte a ensayar.

4. LA PREPARACIÓN FÍSICA DEBE SER GUIADA PARA QUE FUNCIONE

El notarte bien físicamente es una sensación bastante increíble. Sentirte ágil, dueño de tu cuerpo y sin tensiones es algo que pocos músicos sienten a lo largo de su vida (en parte tiene que ver con los 3 puntos anteriores…).

Sin embargo, hay muchas formas de trabajar tu cuerpo y como todo en esta vida, hay algunas formas mejores y otras peores de hacerlo.

Por mi experiencia personal y profesional, las personas funcionamos mucho mejor si tenemos a alguien que nos guíe y nos aconseje en el ámbito que sea. Piensa en algo que siempre hayas querido aprender o dominar. Pongamos como ejemplo que quieres aprender un nuevo idioma: el alemán. Tienes muchas opciones para comenzar a estudiar esa lengua.

*NOTA: no tienes ni idea de cómo decir una palabra en alemán y además eres un poco tímido.

Primero: puedes irte a vivir a Alemania. Contigo llevas un diccionario Español-Alemán y vas tirando con eso. Como no sabes decir ni papa te contratan para almacenar cajas en una empresa (porque no eres rico) por lo que no tienes mucho contacto con los locales…y como te da vergüenza hablar mal, casi no practicas. A lo mejor en unos años sepas defenderte…más o menos.

Segundo: puedes empezar a ver todas las series, películas y podcast en alemán. Pones los subtítulos en español y además te descargas la aplicación de Duolingo y vas aprendiendo por tu cuenta. También, en uno o dos años seguramente consigas decir bastantes frases y palabras sueltas y creas que hablas super bien porque tú lo vales.

Tercero: decides contratar a un buen profesor de alemán. Quedáis 3 veces a la semana y te has comprometido a dedicarle 1 hora de estudio al día. Tu profesor, además de darte fichas, ejercicios para escribir/ leer/escuchar, te lleva todas las semanas a un bar donde se reúnen aprendices con personas nativas para practicar alemán. Puedes estar de 2 a 3 horas conversando con gente distinta y estando en un entorno seguro y sin presión. Al principio te costaba…pero reconoces que es una buena forma de aprender el idioma y con el tiempo te encanta esta sesión con gente nativa. Ves cómo mejoras sustancialmente semana a semana y te sientes con ganas para seguir aprendiendo. Con la constancia que le das y gracias a la ayuda de tu maestro, a los 6 meses tienes un nivel decente y decides irte de viaje a Alemania y pasar allí un verano con el dinero que ahorraste durante el resto del año. Conoces a gente maravillosa y perfeccionas el idioma. Vuelves con una experiencia de vida que siempre recordarás.

Como verás con el ejemplo, en el último caso además de aprender el idioma, conociste a personas nativas que te ayudaron a mejorar y a darte confianza. Además, pudiste hacer un viaje tú solo a Alemania y pudiste vivir una bonita experiencia que de otra forma no hubiera sido posible en tan poco tiempo.

Ese es el poder de un buen profesor. Además de adaptarse a ti, ha de buscar las mejores opciones para que llegues a tus objetivos. Algunas veces no será fácil y a lo mejor te cuestan un poco (piensa en las clases con los nativos, las primeras clases te costaron), pero es la manera de avanzar y de hacerte mejor.

Por eso una de las claves de la Preparación física musical es esa: ha de ser guiada y específica para que funcione.

5. LA CLAVE MÁS IMPORTANTE DE LA PFpM: HACERTE MEJOR MÚSICO

Como verás con el ejemplo, en el último caso además de aprender el idioma, conociste a personas nativas que te ayudaron a mejorar y a darte confianza. Además, pudiste hacer un viaje tú solo a Alemania y pudiste vivir una bonita experiencia que de otra forma no hubiera sido posible en tan poco tiempo.

Piénsalo. Si tienes unos músculos fuertes y resistentes, es menos probable que tengas dolor y te lesiones al tocar.

  • Si mantienes una postura lo más anatómicamente correcta según el instrumento que toques, disminuirás las probabilidades de tensión muscular y de fatiga.
  • Si tus descansos están bien pautados y los cumples a raja tabla, tu cuerpo y tu musculatura respirará, se cargará de energía y podrás tocar con calidad, durante más tiempo.
  • Si realizas un calentamiento efectivo y unos estiramientos al final según tus condiciones físicas e instrumento, estarás mejor preparado para la sesión actual y las posteriores.
  • Si haces ejercicios de control motor y de fuerza específicos, te sentirás más activo, sano y vital.

Y todo esto, ¿para qué se hace? Para que seas mejor músico. PUNTO. Esa es la clave más importante de la Preparación Física Musical.

¿Por qué se preparan físicamente Messi, Serena Williams y Javier Gómez Noya? Para rendir y ser mejores en su deporte. PUNTO. Así de sencillo es. Sin esa preparación, no llegarían a ser quienes son ahora. Sin esas horas invertidas en trabajar su cuerpo, no hubieran sido lo que son.

Y también es cierto, que muchos otros deportistas que apuntaban alto (y no tan alto) no han podido llegar a su máximo potencial por una mala preparación física y por un mal entrenamiento. Eso es fácil de entender.

Pues pasa exactamente lo mismo con los músicos. Y aunque no quieras ser solista y dar conciertos por el mundo, toques el instrumento que toques y para quién lo toques, da igual. Al final se resume en que si te gusta la música y quieres tocar un instrumento porque te hace feliz, seas capaz de hacerlo durante los años que desees, sin sufrir la cantidad de dolores y lesiones que se duelen dar en tu profesión.

No me parece normal que un músico tenga que dejar de tocar por completo debido a una mala preparación física y postural. Y ya he visto varios casos, y escuchado otros tantos. Y al igual que yo, seguro que tú también conoces a alguien que haya tenido que dejar la música, se dedique a ello profesionalmente o no. Un músico es un músico; y tenemos la suerte (o la mala suerte) de tener que hacerlo todo a través de nuestro cuerpo. Por lo tanto, no debes desatenderlo. Has de cuidarlo, trabajarlo y prepararlo para la tarea que has escogido. En tu caso: tocar.